Noticias

Investigación rescata tangos escritos en Chile que actualmente permanecen invisibilizados

1/Sep/2022

El proyecto “TANGOS CHILENOS EN VALPARAÍSO: Rescate, registro y difusión de tangos chilenos desde mediados del siglo XX” está financiado por un Fondo del Patrimonio Cultural 2022 y consiste en una investigación llevada a cabo por el equipo conformado por Cristian Molina, bandoneonista y musicólogo, a cargo de la investigación del proyecto; Rodrigo Ugarte, contrabajista y compositor, a cargo de la dirección musical; y Lía Herrera, gestora cultural, a cargo de la coordinación general y vinculación con el medio.

Este proyecto está inspirado en la historia de Valparaíso y el tango como expresión de baile y de música, que desde el año 2014 es parte del patrimonio intangible de la ciudad. Durante todo el siglo XX Valparaíso, en su calidad de puerto, escribe su historia en torno a la llegada de migrantes, entre ellos músicos argentinos. Los migrantes formaron clubes o espacios de encuentro, sitios donde se bailó y se tocó tango desde finales de los años 30, volviéndose cada vez más popular hasta 1973, año en que la dictadura cívica militar en Chile mermó toda manifestación cultural hasta casi borrarla.

Por tal razón, el proyecto busca rescatar los registros de tangos escritos en Chile, incluyendo tangos compuestos por chilenos que al día de hoy permanecen invisibilizados. En este contexto, se quiere relevar la figura de músicos olvidados mediante la recuperación de sus partituras, las que serán arregladas para formato de orquesta típica de tango. En ese sentido, se contempla la grabación de 8 tangos en formato digital, además de la creación de una plataforma multimedia para la visibilización de los resultados de la investigación.

Para explicar más en detalle el desarrollo de este proyecto, a continuación dejamos una entrevista realizada a los tres integrantes del equipo de trabajo:

¿Cómo nace la idea del proyecto?

El proyecto viene pensándose desde hace 2 años, centrándonos principalmente   en   la pregunta sobre cómo entender lo patrimonial en relación con el tango, específicamente desde la música en nuestro medio cultural. Ahí surge la necesidad de encontrar repertorio inédito, desconocido, escrito por chilenos y chilenas, pero también por migrantes llegados a Chile que escribieron y publicaron partituras de tango y vals en ciudades como Santiago y Valparaíso, y que son una evidencia muy temprana del tango en la ciudad. Por supuesto que esos tangos a los que hacemos referencia fueron escritos entre las tres primeras décadas del siglo XX y que nunca han sido grabados y mucho menos arreglados para un formato de orquesta típica.

¿Qué particularidad adquieren los tangos escritos en Chile o compuesto por chilenos, dado que el tango a nivel popular tiene un arraigado origen argentino?

Los tangos escritos en Chile o escritos por algún chileno o chilena no tienen necesariamente una particularidad compositiva, ni tampoco alguna temática que los diferencie de las publicaciones de la época. Son más bien partituras que responden a los modelos más populares de la época, por lo mismo no es raro encontrar partituras editadas en Valparaíso, Concepción o Santiago incluso de finales del siglo XIX con el título de Tango Habanera, por ejemplo. Lo interesante de estos tangos que en este proyecto rescatamos, es que permite poner nombre a quienes publicaron o escribieron tangos o intentos de un tango que para la época se encontraba también en  transformación y evolucionando desde la composición y desde lo instrumental.

¿El acervo porteño jugó un rol clave en esta relación entre la historia de Valparaíso y el tango como expresión de baile y de música?

En relación con el origen del tango, claro. Si lo miramos desde la lógica comercial, decir que el tango es argentino, es un atractivo cultural potente, pero lo cierto es que el tango surge en la zona del Río de La Plata. No es en la pampa argentina o en el norte argentino, es desde este lugar donde se produce la diseminación del tango a distintas ciudades a lo largo de su desarrollo histórico. Valparaíso es uno más de los lugares donde el tango mostró presencia que deja vestigios y estas partituras dan cuenta de eso.

Hay toda una generación de músicos chilenos que en Valparaíso formaron sus primeras orquestas de tango en la ciudad en los años del siglo pasado. Estos músicos fueron nuestro primer testimonio vivo del tango en la ciudad y tenían una influencia de las orquestas que en esos años sonaban en las radios de Valparaíso.  Este acervo cultural está centrado en el testimonio de estos viejos músicos que ya fallecieron, pero que forman parte de la historia local del tango. Dentro de la nueva generación de músicos y músicas de tango, existió un contacto directo con los viejos músicos, compartiendo escenarios y experiencias que nos permiten entender el devenir histórico del tango en la ciudad.

¿Cómo fue el proceso de relevar la figura de músicxs olvidados mediante la recuperación de sus partituras?

Lo más entretenido de esto es que son nombres que recién están surgiendo y que ponemos en circulación desde su música, música trabajada y arreglada para formato de orquesta típica. Poner nombre y apellido a eso que llamamos patrimonio dentro del tango, es fundamental para entender de qué se habla cuando decimos patrimonio y tango en nuestro medio cultural; hay alguien que antes que nosotros forjó ese patrimonio, hay un cuerpo y una obra que hace tangible ese patrimonio. Estos tangos con el título de su compositor o compositora más el aporte de músicos y músicas que hicieron el arreglo de cada partitura, son un aporte sustancial para entender la idea de patrimonio en el puerto.

¿Quiénes son los músicos chilenos que lograron visibilizar a través de sus partituras?

Son en su mayoría compositores y compositoras no conocidos. Si hay un rock star dentro de los músicos que incluimos, ese es el músico chileno Osman Pérez Freire que vivió en Buenos Aires también. Es uno de los músicos con más publicaciones de tangos y estaba vinculado directamente con los modelos compositivos del tango bonaerense de principios de siglo XX.

¿En qué consistirá la creación de la plataforma multimedia?

El sitio web que está pensado para este proyecto, permitirá poner en circulación las obras rescatadas y arregladas para el formato de orquesta típica; para quienes no están familiarizados con el concepto de orquesta típica,  esto se refiere a la formación instrumental de una orquesta de tangos que tiene como punto de inflexión la conformación instrumental de 4 bandoneones, 3 violines, una viola, chelo, contrabajo, piano y cantantes.

Los músicos y músicas que conforman la orquesta que grabará los tangos, son quienes cultivan hoy el estilo en ciudades como Valparaíso y Santiago. Por lo mismo este proyecto permite establecer un vínculo entre nuestro pasado cultural en relación al tango con las y los cultores de hoy.

En este espacio se podrá acceder a la música grabada, partituras, podcast, vídeos y en general, a toda la información que releva el proyecto.

¿Cuál es la participación de las instituciones involucradas en el proyecto?

El proyecto es financiado por el Fondo del Patrimonio Cultural. Por otra parte, instituciones como el Parque Cultural de Valparaíso, el Departamento de Cultura de la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, el Teatro Municipal de Valparaíso y SENAMA Valparaíso, han apoyado el proyecto facilitando su ejecución. Además, queremos destacar la colaboración del Fondo Margot Loyola, Fundación Tango Chile, el programa radial “Tangos en el Puerto”, Taller Blanco y Templo Silbante.

¿Cómo la comunidad puede conocer el proyecto?

Bueno, precisamente, queremos invitar a toda la comunidad porteña y en especial a las personas mayores, así como a las músicas y músicos de la región, a participar este 29 de septiembre, a las 12:00 horas, en el Teatro Municipal de Valparaíso, a la primera actividad gratuita y abierta al público, en la cual podrán conocer el proyecto.

La jornada consiste en la participación del ensayo final de la orquesta, en el que se interpretará la música que posteriormente grabaremos. Además, habrá una instancia de presentación del proyecto y, posterior al ensayo, se abrirá el intercambio con las y los músicxs de la orquesta.