Un día como hoy Sergio Buschmann se fugó de la Cárcel Pública de Valparaíso

7/Ago/2014

La fuga se habría producido en un día lluvioso y con mucha bruma, se dice también que en ese momento el país vivía pegado al televisor para ver el desenlace de la popular telenovela Mi nombre es Lara. Sergio, junto a tres de sus compañeros detenidos, días antes se consiguen una escala para hacer arreglos de pintura al interior del galpón donde estaban recluidos los presos políticos. Esa misma escala la utilizaron para sortear tres murallas internas hasta llegar a la de la entrada principal y, por sobre la guardia armada de Gendarmería, habrían escalado el muro, pasado por el techo sobre sus cabezas y saltado al barrial formado en el exterior por la lluvia.

Sergio Buchmann

Buschmann nació en Osorno, dentro de una acomodada familia de colonos. Ingresó a las Juventudes Comunistas de Chile en 1962. Tras egresar de la universidad, montó la obra La Mamma junto a Américo Vargas. Posteriormente ayudó a crear las áreas dramáticas de los canal 13, canal 7 y canal 11. Fue detenido luego del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y puesto en libertad pocos días después. En 1975 fue detenido nuevamente a causa de su actividad política. Por ello dos miembros de la iglesia católica, el obispo Carlos Camus y el vicario Cristian Precht, intervinieron en su favor y gestionaron su salida del país. Buschmann viajó a Suecia a comienzos de 1976, y se integró a uno de los capítulos del llamado «Comité Pro Chile».

En 1982 viajó a Cuba, para actuar en teatro y después de un tiempo a Nicaragua, donde se integró a las fuerzas sandinistas que combatían a la guerrilla “Contra”, financiada por los Estados Unidos. Fue autorizado para reingresar a Chile en 1983, luego de lo cual se integró inmediatamente al naciente Frente Patriótico Manuel Rodríguez. En 1985, un comunista a quien había conocido en Nicaragua, le propuso participar en la creación de una empresa de cultivo y exportación de productos marinos, en la zona de Vallenar. Esta sería la fachada para una gigantesca internación de armas que el FPMR realizó en el norte de Chile, específicamente las playas de Carrizal Bajo.

Luego de que la Central Nacional de Informaciones (CNI) descubriera la operación armamentista del FPMR, el 26 de agosto de 1986, Buschmann fue detenido cuando deambulaba por los cerros aledaños a Vallenar, intentando eludir el cerco policial. Involucrado como uno de los principales jefes de la internación de armamento, fue incomunicado y sometido a proceso el 31 de agosto de ese mismo año. Luego de un par de meses de interrogatorios fue trasladado a la Cárcel de Valparaíso, donde no alcanzó a permanecer un año.

Esto porque el 7 de agosto de 1987, Buschmann, junto a otros tres reclusos, se fugó espectacularmente desde por los techos de ese recinto, en una cinematográfica acción que inspiro incluso algunos libros, ya que era considerado el preso más custodiado por el régimen militar. Días más tarde salió clandestinamente del país rumbo a Europa.

La fuga se habría producido en un día lluvioso y con mucha bruma, se dice también que en ese momento el país vivía pegado al televisor para ver el desenlace de la popular telenovela Mi nombre es Lara. Sergio, junto a tres de sus compañeros detenidos, días antes se consiguen una escala para hacer arreglos de pintura al interior del galpón donde estaban recluidos los presos políticos. Esa misma escala la utilizaron para sortear tres murallas internas hasta llegar a la de la entrada principal y, por sobre la guardia armada de Gendarmería, habrían escalado el muro, pasado por el techo sobre sus cabezas y saltado al barrial formado en el exterior por la lluvia.

Corrieron todos por caminos distintos, Sergio habría quedado un tanto resentido de su rodilla por el salto de varios metros, pero la adrenalina ocultó el dolor. Llegó hasta calle Condell y jadeando tomó una micro que lo llevó a una casa segura. Tras 7 años prófugo, vuelve al país y se entrega a la justicia.

Muere en Valparaíso el 10 de abril de 2014 por complicaciones de una operación cardíaca cuando apenas tenía 71 años.

Compartir:
FONDART