Apoteósica inauguración de Exposición 60 años de Ciudad Abierta

23/Dic/2012

El pasado viernes 21 de diciembre fue una noche deslumbrante. Contra todos los pronósticos, se realizaron tres actividades casi a la misma hora y en todos hubo un digno público. Dos obras de danza, una a las 20 horas en el edificio de Transmisión, Escalera de todos los días, debutaba con casi todas sus sillas tomadas. En el teatro, en tanto, comenzaba a cerrar su temporada de presentaciones el Colectivo ViceVersa con la obra Amor Reverso.

Pero, claramente, el plato fuerte de la noche era la inauguración de la exposición homenaje a los 60 años de Ciudad Abierta:  “Este vuelo  quebrado y anhelante que nos ha sostenido juntos en vigilia”.

Una compleja exposición en la sala de artes visuales montada  por alumnos y profesores de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Es una exposición homenaje a los 60 años de esta escuela y a los 40 años del proyecto artístico-creativo Ciudad Abierta emplazado en la localidad de Ritoque.

Fue una noche deslumbrante, en donde los designios filosófico-artísticos de todos aquellos quienes componen Amereida se cumplieron a cabalidad. Si bien la ceremonia inaugural se realizó en la misma sala, la bienvenida a la gran cantidad de invitados se desarrolló en la terraza del segundo piso en donde el bebestible y comestible fue dispuesto en, claro está, estructuras diseñadas y construidas para la ocasión, con ese toque contemporáneo y funcional que los caracteriza.

Componen la muestra por un lado 14 pizarras fundamentales cada una de las cuales contará con: una dimensión original, consistente en relevar la mano del arquitecto y del diseñador; una sección de documentación, donde se presentan escritos, notas, planos, fotografías y diagramas; y una dimensión poética, estableciendo un trazado del poema mentor, Amereida, en todos los pizarrones.

Además, hay 12 pizarrones de la travesía 2012, donde cada taller exponelo realizado este año en el continente americano, con especial atención a la travesía de Sao Paulo, la Bienal de Arte, la travesía a Nueva York y las travesías realizadas en Chile.

Asimismo, existen tres grandes láminas de papel que cuelgan de 2500 hilos de nylon y que conforman tres mantos cartográficos suspendidos en medio de la sala, en el que se proyectarán las obras, actos y proyectos que la Escuela ha desplegado en la extensión americana durante estos 60 años.

Hay esculturas de Claudio Girola y una de José Balcells, al ingreso.

La muestra estará abierta todo el verano y está pensada como work in progress, por lo que día a día irá avanzando la instalación.

Una imagen vale más que mil palabras.

 

 

 

Compartir:
FONDART