Función MEG / Santiago

Puede haber sido su figura de ícono dentro de la escena europea de la danza que revolucionó el contexto a principios de los años ‘90. O tal vez que Meg Stuart no se apega a ningún género en concreto. O a lo mejor que trabaja con un cuerpo vulnerable con el que no teme ser promiscua en sus temáticas y su forma de experimentar. No obstante, sin importar la razón, es la figura de Meg Stuart quien en 1994 conformó la compañía Damaged Goods y se codeó en el circuito con nombres como La Ribot, Boris Charmatz, Philipp Gehmacher, Benoît Lachambre, Jérôme Bel, Vera Mantero, Mark Tompkins y Xavier Le Roy, quien unió a las 4 coreógrafas y creadoras Alexandra Miller, Francisca Espinoza, Paulina Vielma y Varinia Canto Vila en la creación de la obra BUSCANDO A (MEG) que se estrenará este 10 de octubre en Matucana 100 en co-producción con el Centro de Creación y Residencia NAVE y financiado por Fondart Nacional Convocatoria 2019. Las coreógrafas que ya estuvieron en residencia en procesos anteriores con otros proyectos, -Miller y Espinoza como artistas becadas a través del Programa de Residencias de Formación ¿POR QUÉ ME MUEVO? realizado por NAVE en conjunto con el MINCAP en 2018 y 2017, respectivamente, Vielma colaborando con la artista Bárbara Pinto con Otros Relatos Posibles, y Canto Vila como tutora de la versión 2019 del programa ¿POR QUE ME MUEVO? y en residencia en diciembre con su proyecto Maneras de Salir/ Ways to Exit -, se unen a partir de la curiosidad que les genera el trabajo de Meg y la poca información que tenemos sobre éste, para problematizar las nociones y ficciones sobre nuestra relación con los referente. De esta manera la figura de la coreógrafa es el catalizador de una ruta de viaje, haciendo de la propia búsqueda y la travesía los dispositivos para configurar la pieza final BUSCANDO A (MEG).   

Compartir:
FONDART