Adultos Mayores desarrollan capacidades motoras y cognitivas realizando juegos típicos chilenos

20/Sep/2016

Actividades como jugar al trompo, bailar cueca y elevar volantín fueron algunas de las dinámicas escogidas y realizadas en el Parque Cultural de Valparaíso, por la dupla de profesionales del Cesfam Plaza Justicia: la terapeuta ocupacional María Cristina Reinoso y el kinesiólogo Patricio Bolivar, en el marco del Programa Más Adultos Mayores Autovalentes del Servicio de Salud Valparaíso- San Antonio (SSVSA).

Cabe mencionar que el Programa Más Adultos Mayores Autovalentes del SSVSA -a la fecha- ha congregado en total a 1.335 beneficiarios, considerando los establecimientos municipales y dependientes del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio en los que se puede encontrar esta iniciativa: Cesfam Plaza Justicia, Reina Isabel, Marcelo Mena, Placeres, Quebrada Verde, Barón y en el litoral, los centros de salud Néstor Fernández y próximamente en Cartagena.

Jeanette Salas, encargada del programa Más Adultos Mayores Autovalentes del SSVSA, mencionó que el objetivo del programa es mantener la autovalencia del adulto mayor para las personas de 60 a 64 y más. La profesional explicó que “ser autovalentes es la capacidad que tienen las personas mayores de realizar actividades por sus propias capacidades, que se puedan bañar solos, ir a comprar, manejar su dinero, cocinar; actividades que se realizan en la vida diaria y que ellos también puedan desarrollar, que no necesiten a un tercero para poder desarrollarlo”.

Esta vez la jornada en el Parque Cultural Ex Cárcel estuvo orientada a los juegos típicos chilenos para desarrollar mejores condiciones motoras, cognitivas y de autocuidado. Y, además, tuvo una característica adicional, que fue incorporar un grupo de niños y niñas del Colegio República Argentina de Valparaíso y del Club El Callejón para que interactuarán entre ellos en las actividades.

Ante esto, Jeanette Salas indicó que “en esta ocasión se quiso relacionar los adultos mayores con los niños y niñas de un colegio, para que el conocimiento y sabiduría de los adultos mayores se transmita en los niños y que vean que todos estos juegos como elevar volantín, bailar cueca, trompo, también lo pueden hacer los adultos mayores. Y, a su vez, al adulto mayor le enriquece estar con juventud”.

Por su parte, la terapeuta ocupacional María Cristina Reinoso del Cesfam Plaza Justicia, establecimiento que hasta la fecha cuenta con 308 adultos mayores inscritos en el programa, añadió que la actividad enmarcada en los lineamientos de difusión, promoción y prevención de Atención Primaria de Salud (APS) dentro de lo que es el programa Más Adultos Mayores Autovalentes, viene a articular un trabajo entre los adultos mayores y los niños y niñas de los mencionados establecimientos, para potenciar el trabajo comunitario. “La idea es potenciar el rol de miembro de familia, fortalecer los lazos, las relaciones interpersonales, trabajar activamente en la difusión del programa de esta manera”.

En relación a la alianza realizada entre adultos mayores y niños, Reinoso asegura que “hay que considerar que estos chicos van a ser adultos mayores un día, y la idea es que ellos reconozcan a los adultos mayores como seres activos, empoderados donde participan y se integran socialmente”. Acotó que “la idea también es establecer y compartir vivencias, experiencias, distintos tipos de saberes y generar la instancia de apoyo al programa en la prevención y promoción. Estas dinámicas que nosotros hacemos en los talleres están creadas con el fin de potenciar las funciones motoras, cognitivas y emocionales y sociales bajo el marco del programa, pero también tiene la finalidad de empoderarlos en la comunidad”.

Finalmente, Sidhartha Corvalán, Jefe del Área de Mediación del Parque Cultural, valoró esta iniciativa destacando la integración de las generaciones y destacando que este tipo de acciones permiten vincular al Parque y sus dependencias con el el entorno y acercar de esta manera a distintos actores de la ciudadanía al quehacer y al entorno del Parque, destacó.

Compartir:
FONDART