Chaika, el gran vuelo

Compañía Boctok

En 1963 la paracaidista rusa, Valentina Tereshkova, fue sugerida como única tripulante de la nave Boctok para convertirse en la primera mujer en orbitar. A partir de esta leyenda viva, La Cía Boctok, decide hacer una ficción sobre cómo pudo ser esta experiencia, ofreciendo una propuesta envolvente y atractiva: tanto en la dramaturgia -que combina el lenguaje de la cosmonáutica con el intimista-, como en la técnica escénica -con proyecciones e iluminación planetaria-.

Por unos momentos  acompañaremos en la nave a esta heroína y viviremos junto a ella sus miedos, valentías, rabias y pasiones. Toda esta magnífica historia junto a la gama de efectos audiovisuales serán el  detonante que conseguirá elevar al público del suelo y que desde esta nueva perspectiva puedan cuestionarse el planeta en el que viven.

Compartir:
FONDART