Parque Cultural celebró Día del Patrimonio con nutrida agenda y alta participación

2/Jun/2016

El sábado 28 y el domingo 29 de mayo se celebró en el Parque Cultural de Valparaíso el Día del Patrimonio, actividad que se celebra en Chile desde el año 2000, con el objetivo de vivir una jornada festiva y de reflexión sobre los valores, el rol y el significado de la herencia cultural.

De esta manera, y a lo largo de estos 16 años, la celebración ha buscado relevar la relación entre Patrimonio y la sociedad chilena, este 2016 con énfasis en la memoria popular y la resignificación de la vida de barrio. Feria vecinal, visitas guiadas, conversatorios con artistas, talleres, exposiciones y degustaciones culinarias fueron algunas de las actividades vividas el fin de semana recién pasado.

TEATRO Y MIRADA LOCAL

Desde el Parque Cultural, también se releva la importancia de celebrar el mes del Teatro con teatro, con la presencia de dos reconocidas compañías, como son ICTUS y ATEVA, de Santiago y Valparaíso respectivamente. La importancia de ambas compañías radica principalmente en la memoria de un país, y para muchos, en cómo esto se relaciona con el patrimonio vivo, pues desde hace algún tiempo se plantea la necesidad de ver el patrimonio más allá de los edificios y cascos históricos de las ciudades, de humanizarlos frente a la soledad de los abandonados inmuebles.

La obra “La noche de los volantines” de la compañía ICTUS con una asistencia de cerca de 500 asistentes, es estrenada en 1989 con el inicio de la postdictadura, y según afirma la compañía, volver a presentar el 2016 es poner el acento en que todo está por empezar, a construirse, y por eso la necesidad de entender, reparar y no olvidar.

Se realizó además el Laboratorio Teatral para Artistas Escénicos: “Deconstrucción de una escena de creación colectiva”, que estuvo a cargo de las actrices María Elena Duvauchelle, Paula Sharim, y Roberto Poblete en ejercicio y dirección, todos de la Compañía Teatral Popular ICTUS. Además, el conversatorio a cargo de las compañías ICTUS y la Agrupación Teatral de Valparaíso (ATEVA), realizado el domingo, también a cargo del actor y director Roberto Poblete.

VISITAS GUIADAS Y FERIA VECINAL

Las visitas guiadas son recorridos por las diferentes instalaciones e historia del lugar. Al interior del Parque se encuentra el Polvorín, almacén de pólvora de la Quebrada Elías, la construcción en pie más antigua de Valparaíso, que data de 1807; la ex galería de reos (de la ex cárcel pública) que fue levantada a comienzos del siglo XX, luego del terremoto de 1906 que azoló a Valparaíso. Hoy remodelado, cuenta con salas de ensayos para prácticas de la comunidad artística local, el Espacio Invernadero, la Sala de Teatro y Sala de Artes Visuales y el moderno Edificio de Difusión que fue levantado el 2011. Las visitas del día domingo  tuvieron una gran recepción, con una asistencia de 530 personas.

En su octava versión, la Feria Vecinal del Parque convocó a más de 2500 asistentes que pudieron disfrutar de las muestras de diseño, artes, orfebrería, productos naturales, gourmet. Además de las presentaciones al aire libre pensadas para toda la familia. Un espacio de encuentro, que se continuará realizando durante el 2016.

 LOCURA SINFÓNICA Y CONCIERTO MATAMBRE

Una divertida y alocada presentación de variette y música realizaron las y los payasos de “Los maestros de las cosquillas”, un espectáculo presenciado por alrededor de 120 personas.
La cocinera, protagonizada por Sustancia, que en sus ansias de ser cantante, hace sus labores culinarias al ritmo de una bella ópera. Charkicán se presentó como el hombre más fuerte en la historia de la Humanidad, y como un adorable bebé que termina interpretando una canción en honor a sus desgracias. Custodio Patilla deleitó al público con su imitación de Michael Jackson, luego en conjunto, las y los payasos se unen en coreografía e interpretan a los zombies de thriller, comiéndose los piojos de las y los espectadores.

También el día domingo se presentó la agrupación musical “Matambre”, nacida en Valparaíso el 2008, y dedicados al rescate del sonido de las cantinas porteñas de principios del siglo XX. Su propuesta incluye ritmos como el swing, foxtrot, boleros, cumbias y valses porteños. La presentación fue presenciada por cerca de 200 personas.

Además hubo degustación culinaria con Cocina La Mestiza, cocineros de la Cuenca San Juan de Dios, el espectáculo “Danzas Circulares” y La sopa de piedras, Historias de Pedro Urdemales, Cuentacuentos y títeres. Todas las actividades contaron con una gran asistencia de público, convirtiéndose el Parque Cultural en un gran espacio de fiesta para todas las edades, en una celebración que confirma que el patrimonio debe ser habitado, debe ser vivo, que nos invita a no permanecer callados, y como dice Pedro Lemebel, “reteniendo a la fuerza la sensación de un espacio conocido. Tal vez, los restos de un muro, el marco de una puerta tambaleándose a punto de caer”.

 

Compartir:
FONDART