«Un reino, un barco”

Montaje teatral

Es 1951, un grupo de actores de teatro ha sido convocado a bordo de un crucero para montar una serie de grandes tragedias de Shakespeare. Pero el crucero se dirige inevitablemente a una tormenta. Las aguas rugen embravecidas. La nave se quiebra, se rompe en mil pedazos. Y todos sus ocupantes, impotentes, mueren ahogados. Todos. Todos excepto una. Antes de morir, existe un momento donde el tiempo y el espacio se han plegado, se contorsionan y se revuelven en un bucle infinito justo antes del naufragio. Los planos de realidad se retuercen. Ya no sabemos qué está vivo, qué está muerto, qué sucedió, qué es ensayo o qué es actuación. Entre las tragedias de Shakespeare, en medio de la guerra fría… El tiempo y el espacio se detienen; convulsionan y comprimen los planos de realidad. Es el tiempo de las preguntas. En medio del océano. En un barco; un naufragio. Así termina todo… No con una explosión, sino con un gemido.

Compartir:
FONDART