Colosal: La Guerra del Agua

Conversatorio

El ciclo de conversaciones que ha armado el Parque Cultural de Valparaíso en el marco de Colosal ha reunido a una serie de intelectuales, académicos, arquitectos, artistas y ciudadanos de la ciudad en torno a discutir y plantear ideas, propuestas; análisis y reflexiones a partir de incendio “colosal” que afectó a Valparaíso en abril recién pasado.

¿Cómo re pensar la ciudad luego de la catástrofe? ¿Cómo reconstruimos no sólo los cerros siniestrados sino que también el tejido social que allí existía? o bien cómo volvemos a adquirir esa vida de barrio,  cómo nos reinventamos y continuamos avanzando. Estas y otras interrogantes son las que se han ido plasmando en esta serie de conversatorios para lo cual se ha invitado a personas que tienen una incidencia directa en el territorio, en la toma de decisiones o en la responsabilidad de pensar la ciudad de una manera mucho más integral.

La guerra del agua

Hace un año se realizó en el PCdV el concurso de ideas que tenía como destino la recuperación del Estanque. La asociación de arquitectos PlanCerro se encargó de su organización. El área de arquitectura del CNCA hizo el resto; es decir, financió el concurso.  Porque el comienzo lo pudo montar PlanCerro a  través de un proceso de consulta a los vecinos, que fue realizado en condiciones de gran pulcritud.
Habrá que recordar que en más de una ocasión, airados vecinos objetaron a los organizadores, en el sentido de regresar una vez más al barrio para proponer iniciativas que nunca se concretaban. Sin embargo, quienes permitieron que las cosas avanzaran fueron los propios bomberos. Es así como tuvimos la presencia de altas autoridades que explicaron como funcionaba la red de alimentación de la ciudad y del rol que jugó este Estanque, hasta su puesta fuera de uso a raíz del terremoto de 1985. De todos modos, los ingenieros que hicieron el estudio de su recuperación hablan de que es totalmente factible su reparación y re-puesta en condición. De este modo, los bomberos podrían disponer de recursos de agua a mitad de cerro, en un espacio que permitiría la acción rápida. El punto que quedaba en veremos era el destino social del entorno.
El tema del agua se planteó como un eje de recuperación cultural y desestimó el destino que algunos funcionarios ya había definido para el predio: un hotel. O sea, trasladaban la inquietante euforia gentrificadora del cerro Alegre hacia el cerro Cárcel.  Lo que ocurrió fue que los vecinos y el PCdV pusieron en el tapete otro eje de desarrollo del barrio. Si hubiera que recuperar el Estanque, lo que hay que asociarle es la recuperación de un espacio destinado a los adultos mayores; como por ejemplo, espacios de recreación, de paseo, de esparcimiento. De este modo, el Estanque sería una extensión del PCdV. Pero todo esto es un comienzo.
A raíz de la Catástrofe del 12 de abril, entonces se planteó con más fuerza aún la recuperación del Estanque. No podíamos quedar fuera de este debate. Había que integrar esta discusión en un espacio más vasto, pero entendiendo que el agua no es solo un recurso, sino un ámbito cultural fuertemente anclado en el imaginario de Valparaíso. Es cosa de recordar esa escena de Joris Ivens donde se reúne un comité de vecinos para reclamar, justamente, por el acceso al agua.
Cuando pensamos COLOSAL, planteamos la necesidad de conectar estas situaciones ligadas al PCdV con el debate sobre las nuevas formas de ocuparse del combate del fuego, habilitando estanques de reserva en la altura de los cerros. Supimos que hay un estudio al respecto. Nadie sabe mucho. De modo que hemos propuesto un conversatorio específico, nada más que a abordar el tema, bajo el título LA GUERRA DEL AGUA.
Hemos invitado a personalidades universitarias que han pensado esta situación y que -como ya se ha hecho manifiesto en las sesiones anteriores-  plantearán sus ya elaborados puntos de vista al respecto; tales como Alberto Texido, Marcelo Araya, Pedro Sariego y Luis Alvarez. Con esto queremos decir que existe un punto de vista sobre estas cuestiones y que éste no ha sido tomado en consideración. Pero lo más importante es que este punto de vista existe y que ha sido elaborado con el rigor que ha correspondido.

 

Compartir:
FONDART