14 años de Óptiko, vivir una experiencia visual única

23/Jul/2014

Indagando en la sensopercepción

La calidad e innovación de la muestra más la oportunidad de vivir una experiencia visual única, convoca gran interés por visitarla.

Lleva tan sólo una semana en montaje y la muestra Óptiko: Inmersiones Escópicas,  ya ha sido visitada por cerca de mil personas, la calidad e innovación de la muestra más la oportunidad de vivir una experiencia visual única, convoca gran interés por visitarla.

Técnicamente el proyecto Óptiko trabaja con los fosfenos, sensación visual producida por la excitación mecánica de la retina, e investiga los efectos de la estimulación luminosa del sistema visual a través de un rayo y no tan sólo a través de una luz continua.

“Lo que hacemos es ampliar la capacidad de ver utilizando las zonas periféricas de la visión, área que es omitida desde la concepción visual de occidente, por lo tanto estudiamos esas sombras, formas y representaciones que aparecen en ese margen, en esa zona de imágenes difusas,  luces y movimientos que están allí y que poco conocemos” apunta Ignacio Saavedra, gestor de esta particular iniciativa.

Por ello, subraya Saavedra, el delirio ya no es una fantasía, sino que es un campo de estudio, donde podemos establecer algunos patrones reconocibles y que se van repitiendo en quienes tienen la oportunidad de experimentar con nuestros dispositivos.

¿Onírico o psicodélico, cuál es usted?

Según Ignacio Saavedra, tras la muestra del año pasado que se centraba en la visión con parpado cerrado, que está también presente en esta oportunidad, las personas que han vivido la experiencia con nosotros las podemos clasificar en 4 tipos: los psicodélicos, aquellos que ven formas en colores varios como si fuera una experiencia de carácter psicodélica; los oníricos, aquellos que ven formas más concretas y reales, como si fuese un sueño; los psiconautas, aquellas personas ultra sensibles que ven de todo, y en realidad viajan y controlan su experiencias con la luz que les proponemos y, finalmente, los que no ven nada. Hay que señalar, eso sí, apunta Saavedra, que estos dos últimos grupos representan un mínimo porcentaje de las experiencias totales.

De Taller a Laboratorio

Lo que nació de una experiencia intuitiva y de observación del fenómeno de la visualidad, se ha transformado en algo mucho más serio y sistemático, hoy el equipo de Óptiko está desarrollando un marco teórico y estableciendo un paradigma lógico.

De esta manera, y tras meses de residencia en el Parque Cultural de Valparaíso y luego de haberse adjudicado el Fondart en el área de Artes de la Visualidad, categoría Nuevos Medios, el proyecto Óptiko está en condiciones de pasar de la experiencia de taller a la de laboratorio.

“Esto quiere decir que estamos en condiciones de estudiar la realidad virtual, reconocer códigos, identificar patrones por lo que podríamos volver a la etapa compositiva o más artística, si la queremos llamar así y con ello además, apoyar la incorporación de nuevos medios y nuevas tecnologías en el campo de los fondos concursables” finalizó el arquitecto Ignacio Saavedra

La muestra Óptiko: Inmersiones Escópicas puede ser vivenciada por el público, hasta el 8 de agosto de martes a domingo de 11 a 18 horas, en la Sala Laboratorio del Parque Cultural de Valparaíso. La entrada es completamente liberada.


 

 

 

Compartir:
FONDART