Documental habla de la mentira, del montaje policial, político y judicial

25/Jun/2014

“Ciutat Morta” es el título del documental ganador del reciente Festival de Cine Español de Málaga 2014.  El documental habla de la mentira, del montaje policial, político y judicial. Pero sobre todo habla de impunidad. Es un  documental  que trabaja  desde  el espacio real en que habitan las víctimas de un caso, y hacen reconocer como  espacio de la ficción  a la versión oficial. Esta es su primer aporte metodológico. El segundo consiste en su conversión en dispositivo de inocentación de los encausados. Tal como lo sostuvieron sus directores, Xapo Ortega y Xavier Artigas de la productora Metromuster, al recibir el premio del festival, los auténticos guionistas son connotados miembros de la clase política y de la judicatura catalanas.

En términos estrictos, el documental apunta a una consideración de tipo general, que aborda  las relaciones entre poder, imágenes y poder de las imágenes.

Rodada con recursos precarios,  la película hace el relato de  los hechos ocurridos en febrero de 2006, cuando en una intervención policial en una casa okupada en la calle Sant Pere Més Baix de Barcelona, un guardia urbano quedó tetrapléjico por el impacto de un objeto contundente en la cabeza. Cuatro jóvenes fueron condenados por este hecho. El documental aborda, justamente, el procedimiento de “fabricación de la condena”.  Para finalmente, hacer referencia al caso de una de las personas condenadas,  Patricia Heras, que se suicida durante un permiso penitenciario, cansada, quebrada, psíquicamente aniquilada por le proceso.

El documental investiga el modo cómo la versión oficial  fue cambiando durante el transcurso del proceso  y  recupera  los testimonios de víctimas, familiares, periodistas, abogados y testigos diversos  que ponen de manifiesto siete años de versiones contradictorias y medias verdades que terminaron por marcar de por vida a los protagonistas.

El documental arranca con las imágenes de un día de  junio de 2013, cuando un grupo de 800 personas ocupan el antiguo Palau del Cinema en la Vía Laietana de Barcelona, una sala de cine cerrada desde 2001, para proyectar un documental, 4F, ni oblit ni perdó (4F, ni olvido ni perdón), que aborda este caso de  contra-hechura de la verdad. De modo que “Ciutat Morta” es una película realizada a partir del re-montaje de la pieza original que incluye la propia ocupación del cine.   En cierto modo, es el documental de un documental que resitua la noción de compromiso politico, ya que su realización es una herramienta para que el caso pueda avanzar hasta el Tribunal de Estrasburgo.

Los autores de “Ciutat Morta” han declarado que la película no nació de la necesidad de hacer -simplemente- una película, sino de la necesidad de explicar una historia, de encuadrar narrativamente un incidente, deconstruyendo los códigos de un  activismo político que convierte sus obras en productos de autoconsumo para un púbico convencido.  Para ello tuvieron extremo cuidado en el  rigor de la información,  descartando informaciones surgidas de rumores o  que no dispusieran de  evidencia contundente.

Por todas estas razones, el Parque Cultural de Valparaiso  acoge la proyección de este documental, porque comparte su construcción metodológica y su ética de montaje.  He aquí de qué manera una  práctica periodística  demuestra que la mera difusión de información no basta.  No solo es un documental sobre un procedimiento de fabricación de condena, sino -como sostienen sus autores- que su realización contribuye  al empoderamiento y a la transformación social a través del cine. En un mundo absolutamente saturado  de información, es deseable alcanzar al espectador no desde la racionalidad pura, sino atravesarle de forma que ya no sea el mismo después de contarle una historia.

Para más informaciones ver:

www.docsbarcelona.com

www.cronicaglobal.com

www.playgroundmag.net

ciutatmorta.wordpress.com

Compartir:
FONDART