PCdV presenta Indicios de Teatralidad en tono a la obra de Beckett «Esperando a Godot»

13/May/2013

“El énfasis no está en montar una máquina de producción, lo que importa es el proceso,  o sea lo que se produce no es simplemente un espectáculo sino que lo que se produce finalmente es el trayecto de un ejercicio de pensamiento en torno a un material” apunta Marcos Guzmán.

Este martes se cierra un largo camino de residencia artística denominada “indicios de Teatralidad” que dirigió el joven y destacado director Marcos Guzmán junto a un grupo de actores locales y el trabajo conjunto del dramaturgo Juan Radrigán.

El fin de este ejercicio de investigación que se desarrolla desde agosto del año pasado en el Parque Cultural de Valparaíso, culmina con la puesta en escena de una obra que es pensada además como un ejercicio de pensamiento, tomando como punto de partida el texto de Samuel Beckett, “Esperando a Godot”.

Sin embargo, la idea de Guzmán fue poner en tensión este texto, por lo que le pidió al connotado dramaturgo Juan Radrigán que escribiera una suerte de continuación que este último denominó “Apague la luz señor Godot”.

Ambos textos entonces están presentados en un ejercicio paralelo, fruto de este trabajo de investigación de indicios de teatralidad e indicios de montaje.

“La intención siempre fue, y eso es lo interesante de la propuesta del Parque, en el fondo no hacer una reconstitución arqueológica, sino que pensar desde nuestras disciplinas, en este caso el teatro, desde lo que nos ofrece el teatro, que es cuerpo, texto y espacio, hacer un ejercicio de narración desde estos lenguajes que, en función del material de Beckett buscar una tensión con el material de Radrigán, digamos” puntualizó Marcos Guzmán.

El énfasis no está en montar una máquina de producción, lo que importa es el proceso, continúa Guzmán, o sea lo que se produce no es simplemente un espectáculo sino que lo que se produce finalmente es el trayecto de un ejercicio de pensamiento en torno a un material, no en el área de la retórica sino que en el ejercicio de una disciplina, como es el teatro, aseveró.

Asimismo, señala Guzmán, esta propuesta del Parque es compleja e interesante para los actores, para el equipo de trabajo, para Francisca Márquez, para Ricardo Ogalde que nos está ayudando en el cuento de la visualidad y la realización del espacio.

Este trabajo de montaje que ve la luz este martes 14 de mayo no es el definitivo, sino que el relato se constituye a partir de ciertos fragmentos que es lo que hemos llamado indicios de teatralidad, pero falta una segunda etapa de proceso o proyecto final que sería el montaje completo.

El montaje que se presentará este martes 14 y miércoles 15 de mayo a las 20 horas en el teatro del Parque Cultural de Valparaíso, está pensado para ser visto por 40 personas por función, en la cual podrá participar todo el mundo ligado al quehacer teatral de la zona, para ellos es este trabajo final.

Por qué “Esperando a Godot”

El Parque Cultural de Valparaíso quiso en su primer año de funcionamiento, el 2012, relevar dos momentos de mayor densidad del quehacer porteño teatral y que tuvieron trascendencia nacional.

Uno ocurre en 1960, cuando la compañía local ATEVA, estrena “Esperando a Godot” obra basada en un texto de Samuel Beckett que era primera vez que se montaba en Latinoamérica. Este trabajo de ATEVA vino a dar el puntapié inicial para la profesionalización del teatro a nivel nacional. Los hermanos Berrios, Arnaldo y Fernando, participan hoy en el montaje que dirige Marcos Guzmán.

El otro gran momento que el Parque quiso destacar fue el montaje de “El extraño ser” en el año 1989 dirigido por el director Juan Edmundo González basado en un cuento de García Márquez y llevado adelante por la compañía local La Cité.

Justamente, luego del estreno de Esperando a Godot, el viernes, sábado y domingo de la semana venidera, se presentará en función “Noche de Viento” trabajo performático teatral dirigido por Agustín Letelier y que también es fruto de un proceso de residencia efectuado en el Parque desde el año pasado.

La importante de “El extraño ser”, en tanto, es que marcó un hito en la reestructuración del teatro nacional, luego de largos años de dictadura militar en donde se desarrolló más bien un teatro clásico sin mayores ambiciones artísticas o bien panfletario en la década del ochenta.

Residencia con dramaturgos de Juan Radrigán

Fue el propio Marcos Guzmán quien, en el transcurso del segundo semestre del año pasado, invitó a Juan Radrigán a escribir una suerte de continuación de la versión de Becket, trabajo que se denomina ““No apague la luz señor Godot”.

Aprovechando la presencia de Radrigán en el Parque Cultural, desde el Parque se le propuso efectuar una residencia con 9 jóvenes dramaturgos locales durante 10 sábados en las mañanas en el edificio de Transmisión, tarea que Juan Radrigán aceptó gustosamente, incluyendo en su rutina un viaje a Valparaíso una vez por semana en pleno invierno.

Como resultado final, cada uno de los dramaturgos invitados escribió su propia continuación para “Esperando a Godot”, textos que está reunidos y que prontamente haremos circular como un documento de trabajo por la web institucional del Parque, pcdv.cl.

 


Ficha

Dirección:

Marcos Guzmán y Francisca Márquez

 

Diseño:

Marcos Guzmán y Ricardo Ogalde

 

Realización:

Ricardo Ogalde y Sergio Matthies

 

Actores:

Andrea Bannach

Francisca Márquez

Marco Zambrano

David Hernández

Arnaldo Berríos

Fernando Berríos

Danilo Llanos

Miguel Muñoz

 

A continuación fotos del ensayo general del lunes 13 de mayo.

 

 

 

Compartir:
FONDART