Una noche en el American Bar

Los Paleteados del Puerto

Este domingo 27 de enero a las 19 horas en el teatro del Parque Cultural de Valparaíso y en el marco del Festival de las Artes, FAV,  se realizará un gran espectáculo llamado “Una noche en el American Bar”, con la finalidad de recrear esos años dorados de la bohemia porteña con una puesta en escena dedicada especialmente a los porteños de más de 60 años que conocieron y disfrutaron de esas míticas noches del barrio puerto.

La obra “Una Noche en el American Bar” contará con la participación del grupo local de reconocida trayectoria Los Paleteados del Puerto con un repertorio de cuecas y foxtrots más artistas invitados vinculados a la temática de repertorio de la época, ambientarán esta escena inolvidable.

El grupo Los Paleteados del Puerto presenta una posibilidad que muy pocas agrupaciones de este tipo pueden exhibir, toda vez que dos de sus integrantes, Osvaldo Gajardo Ortega y Elías Zamora Oyarce, son testigos presenciales y privilegiados de una época que es recordada por muchos porteños y por ende los podríamos considerar como cultores naturales de una actividad artística que se arriesga a desaparecer si estos músicos porteños no realizan el trasvasije cultural correspondiente, depositando en las nuevas generaciones todas las historias acerca de un Valparaíso de vida gloriosa y mítica.

Variados son los factores que determinaron la depresión de la vida bohemia del puerto de Valparaíso, la cual brilló con fulgor hasta principios de la década de 1970. Dentro de las situaciones más señaladas están la apertura del Canal de Panamá hasta el Golpe de Estado de 1973.

En 1982 el puerto haría frente a otro tipo de factor, pero esta vez, un factor que remecería la estantería financiera mundial y por consiguiente nuestra estabilidad: la crisis económica, la que generó secuelas insospechadas para nuestra ciudad, ya que esta crisis provocó el cierre de muchas industrias y el traslado a Santiago de otras tantas, como la Compañía Refinadora de Azúcar (Crav) y la Compañía de golosinas Hucke.

Posteriormente, la ciudad debió hacer frente al implacable ritmo que impone la modernidad y fue así como grandes e imponentes edificaciones del Valparaíso histórico terminaron transformados en garajes o estacionamientos.

De principios de los noventa hasta hoy, Valparaíso se ha convertido en una ciudad universitaria, la cual acoge a jóvenes provenientes de diversos puntos de nuestro país y es, en este nuevo escenario, que han surgido las voces que preguntan por el pasado glorioso de un Valparaíso bohemio y cosmopolita.

Aunque aún no se logra aunar los esfuerzos comunes por acercarnos a repasar la memoria colectiva porteña, no es menos cierto que ya se están realizando esfuerzos independientes por parte de literatos, artistas, intelectuales y gente común que vivió en esa época de oro, los que hoy evocan con ojos llorosos los tiempos de un puerto con recintos de vida nocturna que ofrecían una amplia gama de varieté y muestras artísticas que hasta el día de hoy rondan las calles del barrio rojo de nuestro puerto.

Compartir:
FONDART