Potente llamado a lo nuestro

22/May/2012

Un potente llamado a acercarse a los nuestro, a lo que nos rodea y a la música latinoamericana hizo Ángel Parra a los cantautores locales  en la clínica que impartió en el Parque.

Fue una jornada memorable, en donde más de 10 músicos de la zona, en su gran mayoría cantautores locales, tuvieron la posibilidad  de compartir con el nieto de Violeta quien coherente con el legado de la familia, intentó traspasar sus conocimientos y experiencia sobre el vasto recorrido de su abuela.

Ángel tenía una idea pre concebida. Violeta no sólo fue una mujer muy particular en su apuesta artística y folklórica, sino que en su camino autodidacta pudo llegar a elaborar composiciones tan complejas (cuecas punteadas, anticuecas, polkas) que a final de su carrera tenía tal conocimiento musical, que el integrante de Los Tres, la rotula como la generadora de una Universidad del Folklore.

Esta apuesta para nada descabellada la plasmó certeramente en cada comentario que hizo a los presentes, los que una vez que interpretaban un tema de su autoría y una versión de alguna canción de Violeta, escuchaban lo que tenía que decir Ángel, el que alejado de la mirada del que todo lo sabe, se acercaba con un lenguaje ameno y claro, destacando las características de cada cantautor.

Fue así, que Parra destacó la voz en algunos y la destreza con la guitarra en otros, pero a lo que más le puso énfasis, fue demostrar que al que está sobre el escenario le debe gustar lo que hace y empoderarse de la interpretación, poniéndole pasión y vehemencia frente al micrófono.

Pero por sobre todo, lo más rescatable de esta clínica del folklore, que por lo demás era primera vez que Ángel realizaba, fue entender que para conseguir cualquier logro en este camino cuesta arriba del artista que se dedica a la música, es la constancia y el trabajo ante todo, «no creo en la inspiración así como así, la calidad se nota con el esfuerzo del día a día» subrayó Ángel Parra.

Finalmente, Parra ilustró con un par de videos documentales de Sergio Bravo de la década del ’50 ( Mimbre y La Trilla) que contaban con música casi inédita de Violeta, que antes de mirar hacia afuera para buscar fuentes de inspiración, lo que había que hacer es ir hacia lo nuestro, a las raíces que conforman toda la tradición de música y expresiones latinoamericanas.

Participaron de esta primeta clínica del folklore las cantautoras: Taira Pizarro, Tamara Águila, Natalia Ahumada, Pascuala Ilabaca y Gricelle Orellana; y los cantautores: Pablo López, Luis Salinas, Claudio Martínez, Pablo Morales, Alan Reale y Carlos Senn.


Compartir:
FONDART