Tag Archives: Indicios-de-Teatralidad

5/Feb/2013

Con una enigmática, pero interesante presentación final culminó la tercera residencia de” Un extraño ser” el pasado fin de semana pasado. Agustín Letelier encabezó este nuevo proceso de residencia que tuvo sus primeros antecedentes en marzo de 2012 con la clínica Cangrejos, y a fines del año pasado con la residencia El Arte de la Metamorfosis, todo en el marco de Indicios de Teatralidad que el PCdV encabeza con el programa Sentimental.

Esta tercera versión de intenso training tuvo al grupo de actores, casi el mismo que se ha mantenido desde el comienzo, concentrados días enteros por dos semanas trabajando y trabajando.

Sin duda, la realización de esta tercera versión o parte de un proceso, ha sido posible gracias a la positiva participación e interés de los artistas en cuanto a los contenidos que se desarrollan, lo que ha significado una extensión de los procesos de trabajo y la realización de nuevas actividades que han enriquecido el trabajo efectuado.

En el ámbito de las artes escénicas, el PCdV a apostado por realizar procesos de trabajo, de clínica, residencia y montaje para dos hitos fundamentales del teatro chileno: el montaje de Esperando a Godot a comienzos de la década del ’60 en Valparaíso por la compañía ATEVA, que marcó un antes y un después en la profesionalización del teatro en el país; y Un Extraño ser con alas, montaje de la compañía porteña El Cité, dirigida en 1989 por Juan Edmundo González, pieza teatral inserta en la historia como el hecho que marca el renacer del teatro chileno, luego de la dictadura.

En el caso de Un extraño ser, en esta terminada residencia se dio énfasis a las investigaciones escénicas y al entrenamiento actoral vinculado al texto “Un hombre viejo con alas enormes”, que significó ejecutar acciones que daban continuidad a su proceso creativo y de intenso trabajo.

En texto adjunto se puede apreciar la dimensión del trabajo ejecutado en continuo proceso de ardua labor y rigor.

Residencia Agustin Letelier PCdV

 

 

27/Ene/2013

Desde la 9 de la mañana hasta pasadas las 9 de la noche ensayan los actores de “Un extraño ser con alas”, acción teatral que dirige Agustín Letelier en el marco de una residencia artística que está dentro de “Indicios de Teatralidad”, proyecto del Parque en su programa del año 2012 “Sentimental”.

16 son los artistas que dan vida a la representación vinculada con el texto de García Márquez: “Un señor muy viejo con alas enormes” y por lo cual se invita a Agustín Letelier para dirigir, pues en el año 1983 fue parte del elenco que realizó una adaptación de “La increíble y triste historia de la candida Eréndira y su abuela desalmada” del Teatro Urbano Contemporáneo “TEUCO”, que marca un hito en el teatro callejero experimental.

Pruebas de vestuarios, creación de escenografía y breves almuerzos han sido los protagonistas de estas exhaustivas jornadas de trabajo que tienen ocupada la sala de danza 2 del Edificio de Transmisión, ex galería de reos.

Dos semanas durará la tercera parte de la residencia artística que ha comenzado el 26 de enero y que finalizará con una muestra los días 1, 2 y 3 de febrero en la Sala de danza del Edificio de Difusión.

 

9/Nov/2012

Se trata de continuar la exploración desde el actor-actriz desarrollando un trabajo en torno a sus particularidades y debilidades. Lugar de fragilidad para el que lo permite, luego de una etapa de laberintos, a través de ejercicios lúdicos aparentemente muy simples, confrontarse consigo mismo en lo creativo, acercándole al personaje hasta darlo a luz. La idea es conformar un grupo de trabajo que, luego de una exploración sobre el Arte del Actor y del material dramatúrgico, dará como resultado una obra de arte rica en particularidades.

Esta es la tercera etapa del proceso de residencias teatrales que iniciamos en el PCdV llamadas “Indicios de Teatralidad” apuntando a fortalecer la escena teatral local.

Esta residencia dirigida por el actor Agustín Letelier denominada “El arte de la metamorfosis” , trata específicamente del arte del actor, del intérprete y se realizará entre el 5 y el 23 de noviembre de 2012, de manera intensiva.

Se encuentran participando más de 20 actrices y actores de la región.

 

7/Ago/2012

Residencia artística

Indicios de Teatralidad

 

Se realiza la audición cerrada a un grupo de actores profesionales de la región, que participan en dos jornadas de trabajo creativo en conjunto con el director teatral y académico Marcos Guzmán y la actriz Francisca Márquez.

Esta tiene el objetivo de seleccionar al elenco con el cual se desarrollará el eje de la residencia artística Indicios de Teatralidad.

La residencia ha tomado como eje dramatúrgico y de producción de imágenes la obra Esperando a Godot de Samuel Beckett, para llevar a cabo un proceso de investigación teatral en torno a la tríada espacio/cuerpo/texto, la cual culminará en una puesta en escena en el teatro del Parque Cultural de Valparaíso.

Al mismo tiempo se ha invitado al Premio nacional de teatro Juan Radrigán a que escriba un material inédito para la residencia, tomando como punto de partida la dramaturgia de Beckett y que será ocupado como uno de los ejes del montaje.

Se establece un diálogo en torno a la emergencia del material y la tensión entre Beckett, catástrofe y teatralidad, encontrando un punto de entrada a partir de la idea de la espacialidad como una cámara de resonancia para el cuerpo del actor.

Posteriormente se convoca a los actores a un ensayo/audición, en donde a partir del trabajo escénico y una serie de indicaciones, se indagará en la fricción entre el actor, el espacio escénico y los materiales dramatúrgicos de Beckett y Radrigán, explorando en sus capacidades de desplegar atmósferas, instalarse en un estado afectivo y circular de manera concreta por él.

El PCdV se plantea como una plataforma de desarrollo artístico que aporta a elevar los estándares de la creación local, en este sentido, la invitación a los actores locales a participar del ejercicio de una audición, se plantea como un desafío para los artistas del teatro local.

Los actores deben enfrentarse a una mirada externa, técnica y distanciada de los directores Francisca Márquez y Marcos Guzmán. El arte de la actuación pone en evidencia, expone, muestra, la corporalidad, los universos subjetivos en el aquí y ahora de cualquier performance teatral.

Este proceso de audición permite generar dinámicas de trabajo creativo fundamentales en el oficio teatral. En el universo del arte de la actuación, existen momentos en los cuales el actor se enfrenta a un texto dramático con sus complejidades y reflexiones filosóficas y estéticas, y que debe resolver de manera rápida, recurriendo a las imágenes, sensaciones, percepciones y memorias que son parte de su historia personal. Pero las debe poner al servicio de un conjunto de acciones físicas pre definidas por el texto o partitura, que permitan al espectador “ver” y participar de ese universo. Ese acto creativo “contra el tiempo”, donde debe establecer la relación, la situación y el diálogo, es parte del entrenamiento actoral.

Audicionar implica para esta experiencia dos cosas: trabajar sobre la base de un texto de una alta complejidad filosófica y dramatúrgica y poner en tensión las herramientas técnicas y actorales al servicio de una escena contra el tiempo.

El director teatral Peter Brook, escribe sobre Samuel Beckett: “quizá el escritor más intenso y personal de nuestra época es Samuel Beckett. Sus obras son símbolos en el sentido exacto de la palabra. Un símbolo falso es blando y vago, un símbolo verdadero es duro y claro. Cuando decimos simbólico, nos referimos a menudo a algo tristemente oscuro: el verdadero símbolo es específico, la única forma que puede adoptar una cierta verdad. Los dos hombres a la espera al lado de un árbol, son invenciones, imágenes agudamente definidas, que están sobre el escenario como objetos. Son máquinas de teatro…no llegaremos a ningún sitio si esperamos que nos digan qué significa, aunque lo cierto es que tienen una relación con nosotros que no podemos negar…las oscuras obras de Beckett son piezas de luz, donde el desesperado objeto creado da fe de la ferocidad del deseo de testimoniar la verdad”

Dice Peter Brook: “El teatro es el lugar donde lo invisible se hace visible… ¿puede hacerse visible lo invisible mediante la presencia del intérprete? El teatro del absurdo no buscaba lo irreal por buscarlo. Empleaba lo irreal para hacer ciertas exploraciones ya que observaba la falta de verdad en nuestros intercambios cotidianos, y la presencia de verdad en lo que parecía traído por los pelos.”

Buscar o bucear en un teatro más peligroso, más irracional, más espontáneo, anárquico, de intoxicadora energía, destruir formas muertas…” (Sobre el teatro sagrado, El Espacio Vacío, Peter Brook)

¿Cómo se aborda esta complejidad desde la actuación?

Para el director, dramaturgo y guionista David Mamet, la correcta unidad de estudio no es la obra, si no la escena. La acción intrincada de la obra, la línea maestra del personaje siempre son cosas demasiado generales para ser saludablemente físicas. El actor debe saber esperar instrucciones…eso es lo que los actores tienen que hacer en una escena…si se cumplen esas instrucciones, se habrá llevado a termino la responsabilidad del actor en la obra…”

“Reducir las grandes tareas en pequeñas tareas, e interpretar esas pequeñas tareas, es labor del actor. La responsabilidad hacia el personaje se cumple cuando se escoge una acción simple para la escena. Si se interpreta cada escena, la obra estará lista…si se intenta explicar el conocimiento de la obra a través de cada escena, se estará arruinando cualquier valor de diseño que haya construido el autor y se estará destruyendo la oportunidad de triunfar escena por escena…”

El actor no necesita “describir”, tampoco necesita “emocionarse”…necesita acción

¿Y qué es una acción?…”es el compromiso para conseguir un único objetivo. No hay que volverse más interesante, más observador, para interpretar…hay que ser más activo…”

Actuar es entonces intentar un objetivo en escena, a través de acciones divertidas, es trabajar…la tarea del actor es ser auténtico y valiente, las dos cualidades pueden ser desarrolladas y ejercitadas a través de la voluntad…” “Hay que trabajar la voz para poder hablar claro y alto a pesar de los nervios, el miedo, la inseguridad, el cansancio (el público va a oír la obra); trabajad vuestro cuerpo para hacerlo fuerte y flexible, de manera que la emoción y la ansiedad no lo deformen…hay que aprender a leer un texto…para encontrar la acción…”

Mamet utiliza metáfora: “Los boxeadores son hombres normales con una determinación extraordinaria”, en otras palabras “los actores son personas normales con una determinación extraordinaria…”

En el teatro, como en otras ocupaciones, la corrección en las cosas pequeñas es la clave para la corrección en las cosas grandes…entrenamiento, oficio, orden, disciplina, estudio del texto, dejar los problemas de la calle en la calle, y los del teatro en el teatro…

A los actores les recomienda Mamet: “lleven al escenario lo mismo que llevan a una habitación: la persona que son. Su fuerza, sus debilidades, su capacidad para la acción. Cultiven el amor por la destreza. Aprendan destrezas teatrales. Les darán placer continuado, seguridad en ustedes mismos, conectarán con los cincuenta mil años de historia de nuestra profesión…canto, voz, danza, malabarismo, acrobacia, magia… practicar determina perfectamente la diferencia entre la posesión y la no posesión de una destreza. Practicar es Aprender a ser humildes y eso significa la paz….Cultiven el hábito de la reciprocidad….

 

 

6/Ago/2012

En el marco de la exposición Grabado Manifiesto, que culmina este domingo 12 de agosto, y por petición del Parque en torno a generar acciones de mediación con la comunidad artística local, es que se desarrollará el  Seminario titulado:

“Zonas Fronterizas en el Grabado Chileno Contemporáneo”, el próximo viernes 10 de agosto de 2012, entre 10:30 y las 18:30 horas en la Sala Laboratorio del Edificio de Difusión.

Dentro del conjunto de las artes visuales, el grabado es quizás el más versátil en posibilidades. Cabe destacar, que a través del tiempo, se ha apoyado en la evolución tecnológica de la empresa gráfica y lo que esta le ha brindado, aplicando las herramientas que le son útiles permitiéndole multiplicar las opciones creativas.

En vista de lo anterior, podríamos preguntar: ¿Donde están las fronteras del noble y antiquísimo arte del grabado? Sin lugar a dudas que estas existen, se pueden encontrar tanto en el respeto de ciertas tradiciones, en los criterios de la experimentación, en la existencia de una matriz, o en las variadas clasificaciones técnicas.

Todos estos temas se desarrollaran en el Seminario “Zonas Fronterizas en el Grabado Chileno Contemporáneo”.

 

Programación General

· 10:30 a 11:00 hrs. Realización de acreditación

· 11:00 a 11:30 hrs. Presentación a cargo del Director del Parque Cultural de Valparaíso, Justo Pastor Mellado.

· 11:30 a 12:30 hrs. “Huella y procesos”, presentación de la obra de Beatriz Leyton.

· 12:30 a 13:00 hrs. Café.

· 13:00 a 14:00 hrs. “Matriz Efímera/Reciclaje”, presentación de Virginia Maluk.

· 14:00 a 15:30 hrs. Break.

· 15:30 a 16:30 hrs. “Proyectos Editoriales”, presentación de Claudio Romo.

· 16:30 a 16:45 hrs. Café.

· 16:45 a 17:45 hrs. El agua y su desconstrucción, presentación de Víctor Maturana.

· 17:45 a 18:15 hrs. Mesa redonda.

· 18:15 a 18:30 hrs. Cierre.

Para incribirse, descarque el siguiente documento PDF y envíelo al encargado de Mediación del PCdV, Sidhartha Corvalán, mail: sidcorvalan@pcdv.cl.

Inscripción Seminario Zonas Fronterizas en el Grabado Chileno Contemporáneo

2/Ago/2012

En esta segunda parte de la residenca que está realizando Juan Radrigán con 9 dramaturgos locales analizando y reescribiendo el texto de la obra “Esperando a Godot” de Beckett, trabajo que lleva más de tres meses durante todos los sábados en la mañana, se suma esta nueva y potente parte de este trabajo de revalorización y puesta en valor de dos hitos de la historia del teatro porteño: “Un extraño ser con alas” texto de García Marquez montado por la Compañía El Cité en el año 1989 y dirigido por Juan Edmundo González y “Esperanado a Godot”, mítica obra del teatro del absurdo estrenada en Valparaíso por la Compañía Ateva en el año 196o, fecha que fija el comienzo de la profesionalización del teatro regional. Este primer gran hito de la dramaturgia local ha implicado un tremendo esfuerzo por parte del Parque para llevar acabo esta iniciativa: primero, teniendo a la figura de Juan Radrigán todos los sábados y, ahora, realizando esta audición llevada adelante por Marcos Guzmán, quien dirigirá esta nueva versión de “Esperando a Godot” catalogado como un “indicio de montaje”, pero agregando un texto inédito de Juan Radrigán.

La audición que comenzó este jueves de 10 a 15 horas y que continuará mañana viernes, y sábado, en una primera etapa, ha reunido a parejas de actores de diversas compañías locales quienes deben preparar un texto de la obra de alrededor de 10 minutos. De entre los más de 30 actores que audicionarán, Guzmán y Francisca Márquez, su asistente, deben seleccionar a al menos 5 actores para comenzar el montaje que se estrenará en noviembre próximo en el teatro del Parque.

Los actores se han tomado muy en serio este proceso y han estado ensayando y llegando varios minutos antes para reconocer la sala. Sin duda, esta audición, releva el quehacer del teatro porteño y pone en valor la labor artística del actor.

Curiosamente, este viernes y sábado se inanugura en el Parque la obra Audición en Teatro Container, que junta a un par de actores que van, justamente, a la misma frenética, nerviosa y adrenalítica acción de audicionar.

25/Jun/2012

El destacado dramaturgo Juan Radrigán, Premio Nacional de Artes de la Representación 2011, se encuentra realizando una residencia teatral en el Parque con 9 dramaturgos jóvenes de Valparaíso, con quienes está estudiando el texto de Samuel Beckett “Esperando a Godot”, primer montaje del teatro del absurdo que se levantara en Chile en 1960 por ATEVA, Agrupación de Teatro de Valparaíso.

Esta residencia busca, a partir de la lectura de una obra paradigmática del siglo XX como es “Esperando a Godot” de Beckett, que sus participantes establezcan un diálogo creativo en torno a las temáticas y problemáticas desarrolladas por dicho autor, encausadas por Radrigán, quien desde su experiencia y conocimiento del escritor irlandés, facilitará los medios para que los jóvenes dramaturgos invitados desarrollen una escritura contaminada y puesta en tensión por el imaginario beckettiano.

En un total de 12 sesiones, durante tres meses, los integrantes pensarán, investigarán y producirán escenas que se nutran del mundo propuesto en el texto de Beckett. En dichas sesiones, todos los miembros de la residencia presentarán sus avances, los que serán analizados y criticados por el resto del grupo, el maestro y su asistente con el propósito de profundizar en el gesto de la escritura.

En lo que fue la segunda sesión de esta trascendental residencia, los jóvenes se han manifestado complacidos por la invitación, señalando que oportunidades como ésta no se pueden desperdiciar, por lo que compartir con un maestro de la dramaturgia nacional que ha sido traducido en todo el mundo, es un verdadero lujo.

En tanto para el Parque, esta posibilidad representa un  aporte concreto para realzar las prácticas artísticas locales, uno de los objetivos principales del PCdV.

14/Jun/2012

Este sábado 16 de junio comienza la Residencia Artística Indicios de Teatralidad Beckett/Radrigán basada en el texto de Samuel Beckett “Esperando a Godot”.

En la primera sesión será fundamental para la conformar el grupo de trabajo que desarrollará la residencia durante las 12 sesiones, la cual se proyecta en la creación de nuevos textos dramáticos. Al mismo tiempo, se dará a conocer la metodología, los alcances y contexto de la residencia.

Esta residencia busca, a partir de la lectura de una obra paradigmática del siglo XX como es “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, que sus participantes establezcan un diálogo creativo en torno a las temáticas y problemáticas desarrolladas por dicho autor, encausadas por el dramaturgo nacional Juan Radrigán, quien desde su experiencia y conocimiento del escritor irlandés, facilitará los medios para que los jóvenes dramaturgos invitados desarrollen una escritura contaminada y puesta en tensión por el imaginario beckettiano.

En un total de 12 sesiones, durante tres meses, los integrantes pensarán, investigarán y producirán escenas que se nutran del mundo propuesto en el texto de Beckett. En dichas sesiones, todos los miembros de la residencia presentarán sus avances, los que serán analizados y criticados por el resto del grupo, el maestro y su asistente con el propósito de profundizar en el gesto de la escritura.

Dentro de la metodología a desarrollar se contempla:

– Análisis del texto “Esperando a Godot” y discusiones en torno al mundo propuesto por Samuel Beckett.

– Recepción de los materiales escritos por los participantes y correcciones del maestro Radrigán de manera presencial y por correo electrónico.

– Lecturas dramatizadas de las escenas creadas.

– Improvisaciones de las ideas o bosquejos de escenas.

– Muestras de las escenas escritas.

Se contempla que el material final sea recopilado en una publicación en donde también se incluyan las experiencias de cada uno de los participantes. Finalmente, se realizarán lecturas dramatizadas de los materiales producidos dentro del seminario, antes de cada función de la puesta en escena “Esperando a Godot”, montaje con el cual finaliza la residencia artística, que cruza la obra de Becket con textos escritos a partir de ella, por Juan Radrigán.

 

 

 

 

 

 

 

Esta residencia especializada está destinada a 8 dramaturgos que han sido invitados por el Parque.

 

20/Mar/2012

“Cangrejos” es la primera clínica de teatro que se realiza en el PCdV. Esta es una situación inaugural que permite redefinir la noción de clínica y su diferencia con las residencias. Las clínicas apuntan a profundizar en un aspecto técnico de las prácticas, mientras que las residencias suponen un momento de producción de conocimiento en el desarrollo de una práctica. Hay que entender que la noción de técnica aquí se refiere a lo propio de una práctica en su dimensión de alcanzar una habilidad suplementaria en el ejercicio de una práctica. De este modo, la clínica está en función de la residencia. Bien pueden haber clínicas autónomas, pero este no es el caso. La residencia de la que hablamos se refiere al estudio, análisis y situación de remontaje de la obra de Juan Edmundo Gonzalez, “Un extraño ser con alas”.

Hace un año aproximadamente, discutiendo con Sidhartha Corvalán acerca de los momentos de mayor densidad del teatro porteño, este me señalaba dos: el montaje de “Esperando a Godot” (S.Becket) realizado por Marcos Pornoy (ATEVA) en 1960 y “Un extraño ser” de Juan Edmundo González, en 1989. Entre estas dos hipótesis comenzamos a movernos para definir un programa de residencias en el PCdV. Es decir, entre dos situaciones que significaron una aceleración orgánica en la escena local. Porque de esto se trata: de verificar esos momentos de aceleración de transferencia en una escena determinada.

Es así que un dispositivo como el PCdV puede trabajar en el fortalecimiento de la escena actual, introduciendo un formato destinado a afirmar procesos de recuperación y de proyección de la memoria del teatro local. En este tipo de especulación, lo que hay que definir son los momentos de mayor densidad. Existen otras manifestaciones, pero es importante trabajar sobre lo que se considera “momentos de no retorno”.

Lo que hay que relevar como un aporte al método de trabajo es la complicidad formal que se estableció entre Agustín Letelier y Sidhartha Corvalán y que tuvo como resultado la realización de tres momentos preparatorios para la residencia formal que se realizara en octubre de este año. Por eso es importante señalar de qué manera una cosa lleva a la otra. El primer momento fue la realización de la conferencia de Maurice Durozier, actor legendario del “Theatre du Soleil”, en la sala de teatro del PCdV, en febrero. El segundo momento fue la clínica que produjeron dos actores del mismo elenco: Samir y Andreas. El tercer momento ha sido el de esta clínica de tres días realizada por Agustin Letelier. Todo esto apunta a la realización de la residencia de octubre. De este modo, la mencionada residencia ya ha comenzado.

Pero esta clínica se presentó con un suplemento. El modelo de mediación supuesto en esta actividad contempló, desde la partida, reunir a los actores que integraron el elenco de “Un extraño ser”, en 1989. De este modo, la clínica incluyó un momento de recuperación de memoria efectiva, en que los actores fueron entrevistados por Pamela Díaz, generando un registro que será clave para el establecimiento de un discurso que debe tener un efecto en las reconstrucciones de la escena teatral. En el fondo, esta fue una muestra de cómo una acción en el terreno de las clínicas tienen un efecto en la producción de archivos. De este modo, lo que fue fortalecido en esa acción fue la anticipación de las tareas que le van a corresponder al Centro de Documentación que estamos montando.

Esta ha sido la importancia de la clínica de Agustín Letelier: preparar la residencia de octubre y reparar la memoria de un montaje que adquiere la condición de un mito local cuyos efectos resuenan hoy día en nuestras acciones programáticas.

Preludio a "Un extraño ser con alas"

Durante los días jueves 1, viernes 2 y sábado 3 de marzo se desarrolló la intensiva y especializada clínica teatral “Cangrejos“, dirigida a profesionales y estudiantes avanzados de teatro de la zona y que contó con la participación de dos maestros del teatro nacional: Agustín Letelier Ibañez y Camila Osorio Ghiglioto, hija de la fallecida actriz Rebeca Ghiglioto.

Para Agustín Letelier, principal responsable de dictar la clínica, “esta oportunidad nos lleva a pensar el teatro como un arte lúdico, pero también como una disciplina colectiva, por lo que a la hora del encuentro, el trabajo es conducir a los participantes hacia una armonía de grupo que descubra el ritmo y la cadencia, que permita la base para la creación” señaló este hombre de las tablas que tiene un vasto recorrido como integrante del Teatro del Silencio y como cantante del Teatro du Soleil.

Junto a Letelier en movimientos escénicos y ejercicios aéreos, la actriz, pedagoga, investigadora y la antropología teatral, Camila Osorio Ghigliotto, desplegó todo su talento señalando que  “nuestros instrumentos son el cuerpo y la imaginación que dibujan en el espacio sagrado y ritual, que es la escena y en donde jugamos a ser otros”.

Residencias

Esta actividad forma parte de las Residencias en Teatro que el Parque Cultural de Valparaíso ha incorporado en su programación artística 2012 titulada SENTIMENTAL, las que responden a una recuperación de la memoria y el patrimonio escénico inmaterial de nuestra región, además de la puesta en valor de las prácticas teatrales en Valparaíso.

Clínica

La clínica teatral “Cangrejos”  tiene por objeto instalar algunas directrices temáticas y de entrenamiento corporal con la comunidad teatral local, como un estímulo para la residencia que comienza formalmente en octubre de este año.

Esta actividad evoca el territorio de Gabriel García Márquez, autor del cuento que da origen a la obra teatral “El extraño ser con alas”, texto que fue llevado a escena por la compañía La Cité dirigida por Juan Edmundo González, director emblemático del movimiento teatral porteño de la década del 80. La base de esta clínica está en los cuentos reunidos bajo el título “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada”, de la cual el Extraño ser con alas forma parte.

Esta primera experiencia y la residencia completa será dirigida por Agustín Letelier Ibáñez actor, director y cantante que ha actuado y dirigido para diversas compañías, dentro de las cuales están el Teatro del Silencio y Cirque Baroque. En Inglaterra trabaja como actor y co-guionista en la NFTS (institución dirigida por el realizador inglés Stephen Frears). Es también vocalista de diversos grupos musicales, compañero de ruta del tan mítico “Teatro du Soleil”, en donde sigue su aprendizaje o comienza una nueva ruta desde la base con Ariane Mnouchkine y los actores más experimentados de la troupe.

En esta primera etapa de trabajo, estará acompañado en el entrenamiento de movimiento y técnicas del teatro aéreo por la actriz, pedagoga e investigadora Camila Osorio, quien además de pertenecer a la compañía Teatro del Silencio y Le Cirque Baroque, ha realizado estudios junto a maestros internacionales vinculados al teatro oriental y la antropología teatral.

“El teatro es un arte lúdico, es también sobre todo una disciplina colectiva, a la hora del encuentro, el trabajo es conducir a los participantes hacia una armonía de grupo que descubra el ritmo y la cadencia, la concordancia siempre del conjunto que permita la base para la creación. Nuestros instrumentos son el cuerpo y la imaginación, que dibujan, en el espacio sagrado y ritual que es la escena y en donde jugamos a ser otros. Fundidos en el grupo se revela la propia individualidad artística y teatral” (Agustín Letelier Ibáñez).

Teatro

Amores de Cantina es una tragicomedia musical popular que habla del amor, el desamor, la marginalidad y el sentido de pertenencia a una patria desolada. Estructurada sobre canciones y texto hablado en verso libre, articula un lenguaje teatral musical que se complementa con algunas acciones escénicas que contribuyen al desarrollo del conflicto.

Este montaje es el último estreno del dramaturgo chileno Juan Radrigán, Premio Nacional de las Artes 2011, quien pese a haberla escrito hace 12 años,  la estrenó el 2010 durante la Muestra de Dramaturgia Nacional.

Amores de Cantina es dirigida por Mariana Muñoz y su elenco cuenta con las actuaciones de María Izquierdo, Luis Dubó y Ema Pinto, entre otros.